El Dashiki se convirtió en un icono

En una página como la nuestra donde evidentemente la protagonista total es la tela africana Wax, no podía faltar en nuestra tienda online la tela denominada Dashiki.

Los que, por diferentes motivos estéis ligados a la cultura africana, sabréis muy bien a que nos referimos cuando optamos por elegir el modelo Dashiki, ya sea para decorar, tapizar, revestir una estancia u objeto incorporando así a nuestro entorno, un toque étnico y sobre todo vestirnos con esta geometría colorista denominada de manera genérica, DASHIKI

Pues bien, para aquellos que nos encontramos por primera vez con la duda de su denominación e incluso aún conociéndola, hayan olvidado el significado y origen de la misma, y para quién le motiva simplemente la curiosidad por el conocimiento de lo que compra, hemos considerado oportuno detenernos en esta genuina tela africana Wax.

En esta nueva entrada del blog de Karabashop, voy a tratar de resumir y concretar la información recopilada, describiros mis propias sensaciones al ir descubriendo la historia peculiar de esta clásica y bella tela africana Wax.

La característica principal que nos encontramos en el Dashiki es el dibujo concreto que la hace tener una personalidad única, tal como podéis ver en nuestra galería:

Y cuya representación se basan en unos motivos inspirados en las alfombras de Etiopía, que empresas europeas desde los años cincuenta elaboraron en Holanda hace más de 150 años, como consecuencia de la utilización de la técnica de impresión a la cera (Wax), tal y como os contamos en el apartado ORIGEN.

¿Qué significa Dashiki?

El nombre dashiki se origina de la palabra “danshiki” o “dan ciki” significa “camisa” en yoruba y hausa, respectivamente, lenguas habladas en África Occidental, específicamente en Nigeria. Según la zona de África la encontramos bajo nombres diferentes: puede ser también conocida como “Adis Abeba”, “Yamado” o “Miriam Makeba”.

Así pues y según su denominación, se refiere a una camisa estampada de colores que originariamente usaban los hombres en el África occidental, caracterizándose por su dibujo simétrico en forma de V cuyo fondo puede variar de color para darle diferentes posibilidades sin cambiar el dibujo que la caracteriza.

Esta camisa cubre la mitad superior del cuerpo y cuenta con una versión formal e informal de la prenda. Señalar en este punto, que en su versión femenina a este atuendo se le conoce como Kaftan.

Según la guía moderna de ropa tradicional africana, su longitud suele alcanzar el punto medio del muslo de un hombre, y características impresas o bordadas en el cuello y los brazos.

El dashiki siempre ha sido considerado como un estilo popular entre los africanos, debido a su comodidad, apariencia, peso y tamaño; la tela es liviana, cómoda para el clima africano, su diseño ancho facilita la adaptación al cuerpo, con lo cual un dashiki se amolda a la estructura de quien la luce.

La tela que se convirtió en un icono.

El punto de inflexión de este modelo tan peculiar se produce en occidente, concretamente en EEUU durante los años 1960 y 1970 cuando la tensión racial creció entre negros y blancos. Los Dashikis fueron vistos como una manera de afianzar el patrimonio afroamericano, revelando a través de los colores vivos y el estilo tradicional, de que los negros eran en realidad descendientes de africanos.

Mas tarde y siguiendo la línea reivindicativa fue la comunidad Hippie, quien la utilizaba como símbolo contra cultural del sistema vigente; con lo cual el abanico de mercado se ampliaba, al sumarse este colectivo al uso masivo de nuestra tela protagonista.

Volviendo al momento actual, me maravilla como ha ido evolucionando y creciendo el dashiki; aparte de permanecer en el mercado en su versión original, debido a lo cómodo de la prenda y su adaptación a cualquier estructura corporal como hemos señalado, diseñadores de todos los continentes han sabido ver sus posibilidades integrándola en

sus colecciones con gran éxito dentro de cualquier comunidad sea afroamericana, europea o asiática.

Cómo veis las posibilidades del Dashiki no tiene límites en cuanto a las variantes e infinidad de modelos para vestir en cualquier oportunidad que se presente.

Reflexiono en el curioso y sorprendente proceso de integración del Dashiki; partiendo de una técnica europea de fabricación e inspirándose en diseños etíopes, se adapta a la vestimenta masculina africana como anillo al dedo para volver a viajar y llenar las calles de Estados Unidos en plena efervescencia hippie como reivindicación afroamericana. Continúa su camino, trascendiendo época y origen al permanecer intacta su esencia en el nuevo mercado global.

¿No me digáis qué no se puede ser más auténtica? El Dashiki se merece un lugar de honor, sin duda.

Y pensando en ese lugar de honor y en la geometría simétrica colorista que representa su tela, tengo la idea de utilizarla como tapiz. Puedo imaginarla decorando el cabecero de mi cama… no sólo lograré darle un toque étnico (qué tanto me gusta) a mi habitación, si no que será una manera de reivindicar la multiculturalidad, la demostración de que las mezclas culturales en su versión cotidiana saben permanecer en el tiempo, si se las trata con respeto y amor.

Una lección para tener en cuenta en estos momentos tan convulsos que vivimos.

EnglishFrançaisEspañol

Hola! Estamos aqui para ayudarte en lo que sea

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar